sábado, 26 de octubre de 2013

Solo hay que identificarse ante la policia

sin un registro así, ya me explicarás como puede saber a priori una empresa si un trabajador resultará problemático o no, como defienden algunos por arriba. Pues sólo faltaba ya eso, que me grabe una empresa privada cuando cojo un taxi. Ya me jode que me graben en el metro, pero en un taxi es ya demencial. Nos estamos volviendo locos. ¿Por qué tiene una persona que no conozco verme en una cámara cómo busco el dinero para pagar al taxista? ¿Por qué podrá verme, por ejemplo, comerme el hocico con mi novio? Pues todos los comerciales que han venido a venderme algo desde que tengo uso de razón, han intentado engañarme de una manera o de otra (Lo que pasa es que algunos sabian hacerlo y otros no). Siempre me ha gustado ir a comprar las cosas que necesito, por eso la venta puerta por puerta me parece una forma de intentar vender algo que probablemente no necesita a una persona que probablemente no quiere comprar nada.

va a empezar a tener que ser norma no identificarse jamás salvo ante la policía. Aunque eso no evita que si la información se va a compartir igualmente, te retengan o no, las empresas de seguridad tengan datos de mucha gente. Pues yo no veo comprensible que se te olvide tu hijo en el coche no sé cuántas horas. Porque eso es ser padre: que aunque te salgas de la rutina, seas el responsable de la supervivencia y bienestar de tus propios hijos, como mínimo. Pues yo si que voy a decir su etnia, son de la etnia de los HIJOS DE PUTA que tan extendida está por todo el mundo.

Puestos a rizar el rizo, el pin de emergencia ademas de alertar a la policía debería permitir sacar el dinero deseado por el atracador sólo que el dinero sacado con el pin falso podría ser "de pega", es decir que parezca real pero que por ejemplo se deteriore o cambie de color al rato de sacarlo (para evitar que el ladron lo endose por ahí) Punto pelota. Qué cojonudo es Internet, gracias este medio podemos enterarnos de estas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario